FIGTH


FIGTH

De niño recuerdo ver en algunas caricaturas, que cuando un personaje debía tomar una decisión o realizar una acción muy difícil, en la que dependiendo que eligiera, el resultado podía ser malo o bueno; se le colocaban un diablo 😈 y un ángel 😇 uno en cada hombro, y ambos le decían que tomara la decisión incorrecta o correcta, respectivamente. El personaje debía elegir a quien obedecer, muchas veces las palabras del diablo eran muy tentadoras y apelaba a sus deseos, a diferencia del ángel que decía la verdad e invitaba a reflexionar para que se pudiera tomar la decisión correcta.

¿Cuantas veces nos ha sucedido lo mismo? Y no me refiero a que literalmente se ponga un diablo y un ángel en nuestros hombros. Pero en nuestro interior existen dos fuerzas que pelean por ser la mas fuerte. Romanos 7:21-23 dice: 👇🏻

“Así que descubro esta ley: que cuando quiero hacer el bien, me acompaña el mal. Porque en lo íntimo de mi ser me deleito en la ley de Dios; pero me doy cuenta de que en los miembros de mi cuerpo hay otra ley, que es la ley del pecado. Esta ley lucha contra la ley de mi mente, y me tiene cautivo.”

Es una lucha diaria la que se vive entre nuestra carne y el espíritu. Mientras nuestra carne quiere satisfacer los deseos pecaminosos, nuestro espíritu lucha por agradar a Dios. No es un juego, esta lucha es real y tenemos que estar preparados para afrontarla diariamente; prevalecerá el mas fuerte, el que mejor alimentado este. Somos nosotros los que alimentamos ya sea a nuestra carne o nuestro espíritu.

“Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.”
Gálatas 5:17

En nuestra mente es donde se libran estas batallas, y en gran mayoría depende de nosotros el resultado final. Y digo en gran mayoría, porque hay veces que hacemos lo malo que no queremos,

“De hecho, no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero.”
Romanos 7:19

Y ahora ¿Quién podrá defendernos? ¡Jesus! 💥 una búsqueda diaria de su presencia, en oración y lectura de su palabra, fortalecerá nuestro espíritu y la balanza se inclinará hacia hacer el bien. Ahora bien, cuidemos lo que entra a nuestra mente y así evitaremos que nuestra carne tome fuerza y que cedamos ante la tentación.

Es todo por hoy!! ¿Te gusto la publicación? Deja tu comentario y compártelo con tus amigos y en todas tus redes sociales, así me ayudas mucho. Te agradezco que llegaras hasta esta lineas, y no olvides compártelo. Bendiciones

4 comentarios en “FIGTH

  1. Entro en facebook, miro su mensaje, hago click en el enlace y leo este artículo. Al respecto opino lo siguiente: La mente es un campo de batalla, es por ello que la Biblia dice que hagamos cautiva nuestra mente a la obediencia de Cristo y pensemos en todo lo justo, lo santo, si hay algo digno, en esto pensad. Un pensamiento concibe una acción, así que como dices en la reflexión, es menester cuidar nuestra mente y mantenerla pura, limpia, llena de alabanzas a nuestro Dios. Por cierto, no entiendo que lo jóvenes no les guste leer este tipo de post… este, debería tener muchas más lecturas… jeje. Muy el post, Dios te siga usando. Saludos desde Venezuela :).

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: TENGO HAMBRE « Alvaro B1og

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s